Lo que hace a la Tierra especial comparada con otros planetas

La Tierra es un planeta especial.

Tiene agua líquida, tectónica de placas y una atmósfera que la protege de los peores rayos del sol. Pero muchos científicos están de acuerdo en que la característica más especial de nuestro planeta podríamos ser nosotros.

“Es el único planeta que conocemos que tiene vida”, dijo Alan Boss, un teórico de la formación de planetas en el Instituto Carnegie de Washington en Washington, D.C.

Aunque otros cuerpos en nuestro sistema solar, como la luna de Saturno, Titán, parecen haber sido alguna vez hospitalarios con alguna forma de vida, y los científicos todavía tienen la esperanza de eventualmente desenterrar microbios bajo la superficie de Marte, la Tierra es todavía el único mundo conocido que tiene vida.

Alex Wolszczan de la Universidad Estatal de Pennsylvania, quien co-descubrió los primeros planetas más allá de nuestro sistema solar. Estuvo de acuerdo en que la vida era la característica más impresionante de la Tierra.

Nada de esto es una revelación, pero entender qué es lo especial de la Tierra es crucial para encontrar otros planetas ahí fuera y predecir cómo podrían ser.

El hecho de que la Tierra no sólo albergue vida, sino vida inteligente, la hace doblemente única. Y la vida inteligente del planeta (la humanidad) ha desarrollado incluso cohetes que permiten viajar más allá del planeta, dijo Gregory Laughlin, astrofísico y cazador de planetas de la Universidad de California en Santa Cruz.

El mundo del agua

Para permitir la vida, este es el más especial de los atributos, el planeta Tierra tiene una serie de características ideales. Es único entre los planetas de nuestro sistema solar por tener agua en su forma líquida en la superficie, en una cantidad propicia para la evolución de la vida.

Nadie sabe por qué la Tierra tiene la cantidad exacta de agua que tiene, que es relativamente pequeña considerando que las moléculas de agua superan a las moléculas de silicato en la galaxia.

Un rasgo notable de la Tierra es su precisa cantidad de agua, no demasiada para cubrir las montañas, y no tan poca que sea un desierto seco, como lo son Marte y Venus, nuestros planetas ‘hermanos.

El planeta Ricitos de Oro

El agua de la Tierra también es especial porque ha permanecido líquida durante tanto tiempo. ¿Cómo ha sido capaz la Tierra de mantener sus océanos mientras que los de otros planetas se congelan o se evaporan?

Ciertamente la distancia al sol lo hace posible. Un planeta mucho más cerca recibiría demasiada energía del sol, y un planeta demasiado lejos se congelaría rápidamente.

La ubicación “perfecta” de nuestro planeta, como Ricitos de Oro, en el sistema solar, ha ayudado, al igual que su sistema de placas tectónicas… Los movimientos de deslizamiento de la corteza terrestre que se cree que han creado las altas cordilleras del planeta y el descenso de las profundidades oceánicas.

El hecho de que la Tierra tenga movimiento en sus placas tectónicas permite que el ciclo del silicato de carbono opere en escalas de tiempo geológicas. Con el ciclo del silicato de carbono, los niveles de carbono en la atmósfera se regulan para mantener la temperatura de la superficie alrededor de la del agua líquida.

La tectónica de placas y el agua están inextricablemente unidas. No sólo la tectónica de placas permite la existencia de agua líquida mediante la regulación de la temperatura, sino que muchos científicos han argumentado que el agua permite que se produzca la tectónica de placas.

Otro aspecto “justo” de la Tierra es su tamaño: Si fuera mucho más pequeña, no podría retener nuestra preciosa atmósfera, pero mucho más grande y podría ser un gigante gaseoso demasiado caliente para la vida, como lo es Júpiter.